Proyecto de obra arquitectónica en Tailandia

Un giro tailandés en la arquitectura escandinava


Aunque entre ambos media un mundo entero, los equipos de KAEFER en Tailandia y Noruega están, en realidad, mucho más unidos de lo que uno se imagina.


Hay un largo camino entre el yacimiento de petróleo noruego Johan Sverdrup y Laem Chabang, Tailandia. Sin embargo, hoy las distancias son más cortas que nunca en este mundo globalizado. Esta es una actitud que el equipo de KAEFER de Tailandia se tomó muy en serio cuando decidió participar en los trabajos de la estructura portante principal para la plataforma de procesos P2 en la planta Johan Sverdrup en alta mar.

KAEFER de Tailandia trabaja en las especialidades de aislamientos, materiales refractarios, revestimiento técnico y paneles acústicos. Estas son algunas de las áreas en las que ha demostrado su competencia a Aibel, la empresa responsable de la plataforma marítima. Sin embargo, el equipo tailandés no había acometido anteriormente ningún proyecto arquitectónico de esta naturaleza y este comprendía no solo aislamiento, también incluía, entre otras cosas, la prefabricación de paredes y paneles, pisos de acceso elevados, así como espacios arquitectónicos internos, cielos rasos autosuspendidos, puertas, ventanas.

Aprovechamos las fortalezas

El módulo de la estructura portante principal para la plataforma pesa 14 200 toneladas. Tiene, además, 98 metros de longitud, 67 metros de ancho y 20 metros de altura. Construir una estructura semejante requiere la pericia de especialistas. El equipo de Tailandia sabía que podía contar con la ayuda de KAEFER Energy de Noruega, quien tiene una vasta experiencia en este tipo de proyectos. Los colegas noruegos asistieron al equipo con transferencia de conocimientos y ayudaron a coordinar el suministro necesario de materiales, a realizar la gestión del proyecto y, por supuesto, el diseño.

Fue un proceso de aprendizaje para el equipo de KAEFER de Tailandia, pero ellos estaban tan ávidos de conocimientos que lograron adaptar con eficiencia y efectividad las nuevas tareas que tenían entre manos.

Éxito gracias al diseño

Se crearon maquetas y se construyeron modelos para asegurarse de que todo estuviera correctamente preparado y que el cliente diera su aprobación. Hubo unas cien personas asignadas a la construcción, por lo que todo tenía que funcionar a la perfección y sin posibilidades de error.

Los preparativos y el diseño meticuloso y realizado a conciencia fue el elemento central para que el proyecto comenzara con éxito. La colaboración entre las empresas fue también un factor importante y fue la prueba de cómo se llega a un logro común cuando se potencian las sinergias entre diferentes empresas KAEFER. El proyecto deberá estar terminado en enero de 2021 y el equipo del sudeste asiático está interesado en usarlo como escaparate para futuros proyectos arquitectónicos.


También puede interesarle 'KAEFER Energy de Noruega, en la senda de la innovación'.