Informe de proyectos en Bélgica

Hasta los proyectos más grandes tienen sus recovecos


Cuando una de las piezas más grandes del mundo de ingeniería química llega por barco y, luego, sigue su viaje por transporte terrestre, es muy probable que muchos miren absortos y que algunas calles se bloqueen a su paso. KAEFER del Benelux sabía la presión que tendría por la atención que este proyecto gigantesco había suscitado.


La planta de deshidrogenación de propano que Borealis posee en Amberes, Bélgica, es uno de los proyectos de ingeniería más grandes de Europa. Una de sus partes es la columna de destilación, que sirve para separar propano de propileno. Tiene 109 metros de largo, 10 metros de ancho y fue el aparato más grande en una sola pieza jamás suministrado al puerto de Amberes por barco.

Pero hasta esta enorme pieza de este equipo tiene rincones por donde puede escaparse energía térmica causando una pérdida de su eficiencia. Aquí es exactamente donde KAEFER entra en acción. Por el contrato de mantenimiento que KAEFER tiene con Borealis en Europa, se le encomendó el aislamiento criogénico de la nueva columna de destilación.

Reducir las cosas a proporciones manejables

Para el proyecto de Borealis, KAEFER usó Cryogel. Comparado con otros materiales, este es extraordinariamente delgado, se requieren apenas dos capas de 2,5 centímetros de ancho para que sea efectivo. Un material de aislamiento normal tendría que tener un espesor mínimo de 100 mm para que sea efectivo en estas circunstancias. «Aporta mucha más eficiencia», sostiene Jan Buys, director de la unidad de negocio.

«Llega justamente hasta los recovecos más imperceptibles y se escurre en las zonas de difícil acceso, por lo que podemos ofrecer un aislamiento mejor y más eficiente.»

Dada la magnitud del proyecto y el ambicioso calendario, había muy poco margen para el error. Encima, todos los ojos estuvieron puestos en el equipo responsable de estos trabajos. «Es un proyecto de una magnitud tan enorme y de perfil tan elevado que en todo el sector químico de Amberes no se hablaba de otra cosa», comenta el director de operaciones de KAEFER del Benelux Johan Buys. «Ahora todo el mundo sabe que KAEFER está colocando el aislamiento en esta pieza gigantesca de ingeniería y que estamos usando métodos no convencionales e innovadores. No obstante, ante semejante presión, el secreto es dividir las tareas, reducir las cosas a proporciones manejables para que todos hagamos una parte lo mejor posible.

La ayuda oportuna

El aislamiento entero de la columna de destilación debía realizarse en un plazo de apenas ocho semanas. Esto comprendía la planificación, la organización, el andamiaje y el aislamiento propiamente dicho.

Como este tipo de plazo de entrega, necesita contar con buenos colegas, se cooperó con KAEFER de Lituania, quien puso a disposición sus técnicos aisladores que son altamente cualificados. Esto es una prueba más de los beneficios de la colaboración dentro del Grupo KAEFER.

El proyecto de Borealis muestra lo que se puede lograr cuando KAEFER aprovecha al máximo la tecnología innovadora, la planificación detallada y la mano de obra cualificada. Cada equipo necesita saber que puede contar con los demás, para que el cliente también pueda contar con ellos. Cuando hay tanto en juego como con la columna de destilación de Amberes, lo que funciona es tener una buena estrategia.