Proyectos de GNL en Canadá

Conectados con los «pueblos de la nieve»


Hace frío y nieva copiosamente en regiones remotas del noroeste de Canadá. No obstante, bajo ese paisaje de un blanco inmaculado yace un tesoro natural de enorme riqueza. ¿Cómo encontrar un equilibrio entre las necesidades de los habitantes locales y el rápido avance del desarrollo industrial en esta región?


Cuando se trabaja en zonas remotas del mundo, el día no es igual a un día en la oficina. Hay que familiarizarse con el territorio y establecer una conexión con la tierra y su gente.

Kitimat, sobre la costa norte de Columbia Británica, en Canadá, es un municipio pequeño rodeado de naturaleza virgen, montañas y espesos bosques. También es el hogar de los kitsumkalum, gitxaala y haisla («pueblos de la nieve», en su propia lengua) quienes habitan estas tierras desde hace más de 9000 años.

Forjar una conexión con los habitantes de las Primeras Naciones y formar una asociación con ellos es un factor esencial en la explotación sostenible y equitativa de los depósitos de gas natural de la región.

Existe el frío, pero más allá de ello existe el frío del GNL

Es posible que Canadá sea conocida por su clima frío, pero cuando se habla de gas natural licuado (GNL), las temperaturas se encuentran en un nivel completamente diferente: 163 grados centígrados bajo cero. Esa es la temperatura a la que el gas natural debe enfriarse para licuarse.

Adaptarse a las temperaturas exteriores ligeramente bajo cero fue todo un desafío para Rafael Machado, director ejecutivo de KAEFER Canadá, ya que proviene de una parte del mundo mucho más cálida: Brasil. Sin embargo, esto ha demostrado ser beneficioso a la hora de interactuar con la comunidad indígena local. «Aprendí muchísimo sobre el respeto por la tierra de las comunidades de las Primeras Naciones —explica Machado—, tenemos rituales similares en Brasil y el hecho de que yo sea forastero en esta región remota de Canadá también me permite tener una conexión diferente con los habitantes de las Primeras Naciones, ya que ellos me perciben como un alma gemela.»

La política de KAEFER de Canadá relativa a los indígenas establece que la empresa debe comprender la cultura de las Primeras Naciones y trabajar en pos de mitigar el impacto que los proyectos puedan tener en sus comunidades. Asimismo, KAEFER procura emplear un determinado porcentaje de trabajadores de las Primeras Naciones y colaborar con la comunidad local ayudando a construir escuelas y hospitales y a proveer atención médica.

«Esta tierra tiene tanto para dar y necesitamos respetarla del mismo modo en que nosotros respetamos a los habitantes que llevan generaciones y generaciones llamándola su hogar.»

Rafael Machado director ejecutivo de KAEFER Canadá

Nuevas sendas para el GNL canadiense

La comunidad crecerá sustancialmente en el futuro, ya que Kitimat es el centro del nuevo auge del GNL de Canadá. Miles de millones de dólares se han invertido en una nueva terminal para la licuefacción, el almacenamiento y la carga del GNL, el que se exportará a todo el mundo. Con su experiencia y pericia en aislamiento criogénico, así como con su sistema de preaislamiento modular, KAEFER está bien posicionado para desempeñar un papel clave en este nuevo y fascinante proyecto.

«Nuestro sistema es tecnología probada y es ideal también para el GNL de Canadá.»

Ian Carter

«Hemos desarrollado un sistema con el que realizamos un aislamiento previo en nuestras plantas en China. Estos denominados «módulos» son totalmente prefabricados y pueden tener el tamaño de una central eléctrica pequeña: hasta 10 000 toneladas.

Luego, nosotros los cargamos en barcos y los transportamos al destino de aplicación donde se interconectan y quedan listos para su funcionamiento», explica Ian Carter del Centro de Soluciones GNL, en Perth, Australia Occidental. «Nuestro sistema es tecnología probada y sabemos que funciona por la experiencia que hemos adquirido aquí, en Australia, y en otros sitios como Papúa Nueva Guinea, por ejemplo. Este sistema especializado es ideal también para el GNL de Canadá.»

Rafael Machado coincide en que «uno de los desafíos únicos en el mercado de GNL canadiense es la logística, ya que el gas natural suele encontrarse en zonas remotas y de difícil acceso como en la formación Montney, que es uno de los yacimientos de gas conocidos más grandes del mundo. La licuefacción y el procesado en Kitimat para el posterior transporte marítimo es un paso importante para establecer un mercado exportador para el gas canadiense. Nuestra tecnología puede contribuir a que esto sea posible y más eficiente.»

El equilibrio adecuado

El GNL es una industria en rápida expansión en América del Norte, sobre todo por su menor impacto medioambiental en comparación con otros combustibles fósiles.

Esto irá cobrando cada vez mayor importancia en la futura exploración y explotación, así como también será necesario equilibrar los proyectos industriales a gran escala con las necesidades de las comunidades locales y de los pueblos indígenas.

«Esta tierra tiene tanto para dar y necesitamos respetarla del mismo modo en que nosotros respetamos a los habitantes que llevan generaciones y generaciones llamándola su hogar», declara Machado. «No obstante, la senda es clara y beneficiosa para todos si juntos aprovechamos las oportunidades y caminamos hacia el futuro con optimismo.»


Esta película, de LNG Canadá, da una visión general de los planes del proyecto