KAEFER Construction: informe de proyecto

Camino hacia las alturas de Bonn


A veces, las ambiciones elevadas comienzan desde abajo. Para un nuevo rascacielos en Bonn, KAEFER Construction de Alemania trabajó desde abajo, comenzó aislando el aparcamiento y terminó instalando un concepto innovador en las plantas sobre rasante.


Bonn, la antigua capital alemana, no destaca por tener un paisaje urbano de edificios altos. Apenas hay un puñado de torres sobre la orilla del Rin, el río que cruza la ciudad. Entre estos edificios se encuentran la torre del Correo y el edificio de la ONU. Con 28 plantas y más de 100 metros de altura, el nuevo desarrollo en la plaza Kanzlerplatz está destinado a descollar en Bonn y a convertirse en un hito.

La nueva torre, construida sobre los terrenos del antiguo Bonn-Center, famoso en su época por lucir el enorme emblema de Mercedes Benz, ocupará un lugar privilegiado en el corazón geográfico de la ciudad.

Las tareas de KAEFER Construction para este proyecto comenzaron, en realidad, en las plantas bajo rasante del edificio. El primer contrato fue para aislar el aparcamiento subterráneo. Tras demostrar satisfactoriamente las habilidades de la empresa, KAEFER Construction obtuvo el contrato para realizar el equipamiento interior completo de todas las plantas sobre rasante, trabajos que incluyeron paredes, cielos rasos y todos los pisos hasta la planta 28. «Los edificios de gran altura suponen un desafío especial, sobre todo cuando se trabaja con cemento a 100 metros de altura», Comenta Marc Ulke, director de Equipamiento Interior. «Otra cosa fue, además, el calendario ambicioso, unido a los desafíos que vinieron aparejados con la pandemia de la COVID-19.

«Los edificios de gran altura suponen un desafío especial, sobre todo cuando se trabaja con cemento a 100 metros de altura»

Marc Ulke, director de Equipamiento Interior

A la altura de la ocasión

Uno podría preguntarse en este momento si el concepto de un rascacielos de oficinas sigue vigente en épocas en que crece el teletrabajo y se implanta el distanciamiento social. La respuesta está en el concepto de pisos huecos. La calefacción, ventilación, el cableado eléctrico, la conectividad y los soportes están integrados en el piso, en lugar de estar en las paredes y los cielos rasos. Esto convierte al interior del edificio en una variable infinita, puesto que las paredes pueden ir colocadas en cualquier parte para adaptarlas a la enorme variedad de posibilidades de diseño. Las arterias integradas en los pisos de un edificio permiten adaptarse perfectamente a las circunstancias actuales: desde oficinas abiertas hasta pequeños espacios de trabajo y salas diseñadas a medida con distancias entre sí.

«Tiene que imaginárselo como si fuera una autopista de la tecnología en miniatura que atraviesa los pisos de un edificio. Hay varias rutas que hay que seguir y todo debe colocarse exactamente en el sitio correcto», explica Ulke. Esto fue un desafío para el cliente a la hora de planificar y, para los proveedores también, porque hay muy poco margen para el error y poca flexibilidad dada la agenda tan apretada. Afortunadamente, Ulke y el equipo de KAEFER Construction idearon una solución: «de modo proactivo creamos una maqueta del piso que nos permitió a todos los que participábamos en estos trabajos ver exactamente dónde tenían que estar los soportes o qué vía de comunicación tenían que seguir los cables.

Esta maqueta no solo ayudó en la fase de licitación y planificación, también simplificó las cosas para que proveedores, contratistas y el resto del equipo pudieran hacer sus tareas según lo planificado, ya que en los momentos de máxima actividad del proyecto había de 100 a 150 instaladores trabajando.

El corazón de la ciudad se reanima

El edificio estará terminado hacia finales de 2021 y, entonces, formará parte del paisaje urbano de la ciudad de Bonn. De hecho, para Marc Ulke esta obra es especial, ya que su padre, quien era también arquitecto, trabajó en las obras de construcción del antiguo Bonn-Center. Ese edificio pertenecía, en realidad, al banco Bremer Landesbank, que solía trabajar con KAEFER y a Ulke se le había ofrecido un puesto en la empresa cuando él estaba trabajando en un estudio de arquitectura. Hoy, con la demolición del viejo edificio y la construcción del nuevo, Ulke puede estar orgulloso de haber participado en la definición y revitalización del corazón de la ciudad de Bonn.